jump to navigation

El uso y abuso de los programas de computadora en la educación abril 29, 2008

Posted by pceducacion in Educación, General, Informatica.
Tags: ,
trackback

La conveniencia, oportunidad y la extensión del uso de programas de computadora en los cursos de pregrado de
análisis estructural y en los de diseño estructural es un tema actual que origina opiniones tanto dispares como intensas.
La proliferación y ubicuidad de estos programas, unido a los avances en la tecnología de las computadoras y su
accesibilidad, contribuyen a la relevancia de este tema para los que de alguna u otra manera estamos involucrados en la
enseñanza de la ingeniería civil y mecánica. El presente editorial pretende crear un foro de opinión sobre este tema y
presentar en forma breve la experiencia en el Departamento de Ingeniería Civil y Agrimensura del Recinto Universitario
de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (UPR-M).
En varias ocasiones durante las reuniones del área de Estructuras de UPR-M, formada por diez profesores de tiempo
completo, se ha discutido el tema del uso de computadoras en nuestros cinco cursos de pregrado, los que son requisito
para todos los estudiantes de ingeniería civil. Es necesario aclarar que estos cursos no incluyen los básicos comunes a
todas las ingenierías (Estática, Dinámica y Mecánica de Materiales). Las opiniones que se presentaron fueron y son muy
dispares: van desde no usar ningún programa en los cursos de análisis y diseño estructural, hasta el uso extenso de
programas en todos los cursos, comenzando desde los más elementales. Aunque no necesariamente se dio entre mis
colegas, cuando se discute el tema, están los que opinan que simplemente los estudiantes deben saber todo, o sea
entender cabalmente los conceptos físicos, estar familiarizados con los métodos aproximados y las técnicas modernas
diseñadas para ser programadas, conocer sobre programación, y por supuesto, también usar programas comerciales para
resolver estructuras complicadas tridimensionales. En mi humilde opinión, esta última es una posición cómoda e
irrealista. Simplemente, salvo algún nuevo Hardy Cross o Nathan Newmark que aparecen de vez en cuando, no es
posible con el tiempo y los recursos limitados y en una universidad no de élite, que los estudiantes logren en un par de
años acumular toda esta experiencia y conocimiento. Es necesario, por lo tanto, una solución de compromiso. La
pregunta que surge inmediatamente es: ¿y qué vamos a “comprometer”? O sea, ¿qué estamos dispuestos a “sacrificar”?
Es aquí donde la discusión se torna interesante.
Llegar a un acuerdo sobre el uso de programas en los cursos de diseño es todavía más problemático. La razón es que,
como se sabe, a diferencia del análisis, la respuesta no es única, y el diseñador debe tomar decisiones que usualmente no
está dispuesto a dejárselas a un programa, por más sofisticado que sea. La discusión también puede extenderse a los
cursos de elementos finitos. Si sólo se puede ofrecer un curso de este tema: ¿debemos enfocarnos más en la teoría, o en
el uso de programas comerciales, o ambas cosas con el riesgo de que los estudiantes aprendan muy poco de casi todo?
Para no perder el enfoque no se va a discutir el tema de elementos finitos clásico (o sea el análisis de sistemas continuos
2D y 3D) y vamos a limitarnos al análisis estructural (o sea estructuras aporticadas).
Creo que lo primero que debemos reconocer como educadores es que es imposible tapar el cielo con las manos. Es
un hecho innegable que la nueva generación de estudiantes ha crecido conociendo la Internet y los juegos electrónicos.
La educación tradicional, que es la que la mayoría de nosotros de una o más generaciones anteriores ha recibido, no es
atractiva para los estudiantes de las nuevas generaciones. La actitud de que “la letra con sangre entra” o “si así lo aprendí
yo, ellos también pueden hacerlo” sólo van a conducir a frustrar ambos, los profesores y estudiantes, y vamos por lo
tanto a dejarla de lado como una opción válida.
La reorientación de los cursos hacia el uso de programas tiene asociado algunos cambios en los temas “teóricos” que
se cubren en los cursos. Por ejemplo, hace más de cinco años que en UPR-M hemos dejado de cubrir en los cursos de
análisis el método de distribución de momentos (también conocido como el método de Hardy Cross). Esto fue objeto de
algunas críticas por quienes argumentaban que los estudiantes tienen que tener una herramienta para resolver
rápidamente “a mano” una estructura indeterminada. No obstante, los cambios en la tecnología son tan rápidos que un
argumento válido hace un par de años puede no ser relevante hoy en día, en la era del “i-phones” y de la realidad virtual.
Nuestra experiencia con los estudiantes subgraduados en UPR-M es que prácticamente el 100% de ellos tienen una
computadora portátil (“laptop”).
1

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: